Las “Otras Víctimas” en Casos Criminales

Las “Otras Víctimas” en Casos Criminales

Las “Otras Víctimas” en Casos Criminales

Destruccion de un caso criminal

En la firma de abogados, a menudo yo comparo los casos criminales con un cáncer. No sólo los cargos criminales amenazan la libertad del cliente, pero tienen consecuencias colaterales severas, incluyendo estrés financiero y económico del acusado criminal y su familia. Pero la analogía con el cáncer eventualmente descompone porque a diferencia de éste, es el fiscal y las cortes, que imponen dicho cáncer. El castigo puede ser justificado primero por crímenes serios, pero no hay necesidad para la corte o el fiscal lastimar a inocentes miembros de la familia del demandado.

En 1998, yo argumenté el caso de pena de muerte de People v. Lester Ochoa, ante la Corte Suprema de California. La corte unánime decidió considerar imponer la pena muerte, el jurado en general no podía juzgar que efecto tendría la pena de muerte en la familia del demandado. En otras palabras, mientras los jurados puedan escuchar las evidencias acerca del efecto de la muerte de la víctima, ver los videos del funeral, ver fotos de la vida de la víctima con su familia, el jurado debe completamente ignorar el efecto devastador que un veredicto de muerte tendría en la esposa o hijos del demandado, incluyendo posiblemente daños irreparables en los niños pequeños. ¡Que visión retorcida e injusta del crimen! Los miembros de la familia de un acusado criminal a menudo sufren mucho o más que las familias de las “víctimas”.

Trágicamente, yo veo a jueces y fiscales que intencionalmente lastiman la familia del demandado. En un reciente caso de drogas en el cual la esposa del demandado no tuvo conocimiento de que el demandado estaba viajando a México y no había manera de saber que él tendría drogas en su carro, el juez impuso una fianza de $15.000 dólares y ordenó a la familia pagar los honorarios de un defensor público con un monto similar, porque el juez ya había enviado al demandado a la cárcel por más de quince años; fue esencialmente imponiendo una multa en contra de la esposa y los hijos. La decisión de la corte para la esposa fue vender la casa familiar, liquidar los activos de jubilación que fueron ahora mas necesarios que nunca considerando la parte demandada a largo plazo de encarcelamiento y poniendo en peligro los estudios universitarios de los hijos. Todo el enjuiciamiento y la corte lo que podía decir era “Bien, el demandado debería haber pensado en eso antes de cometer el crimen”.

Es una pena que muchos de nuestros jueces y fiscales nunca han sido abogados de defensa penal. Yo creo que muchas veces los jueces y fiscales no son más que conscientes o académicos desapasionados y que ellos no tienen idea del torbellino de destrucción que están creando para miembros de familias inocentes. En muchos de los casos criminales, yo manejo el divorcio del acusado y la esposa, la desintegración familiar y en el caso anterior de drogas, los sistemas inmunológicos de los miembros de la familia que sufren bajo el estrés y se enferman gravemente.

La sentencia mínima obligatoria en casos de drogas, especialmente en la corte penal federal, juega un gran rol creando éste estrés. Para traer un paquete de drogas dentro de los Estados Unidos desde México, un acusado se enfrenta a una sentencia mínima obligatoria sin libertad condicional de usualmente diez años. (Ver el blog de Sentencias mínimas obligatorias en casos federales de drogas) y muy a menudo, la persona que va a la cárcel es una “mula ciega”, una persona que nisiquiera sabía que habían drogas en su vehículo. (Ver la página web de casos de mula ciega).

En la Oficina Legal de Russell Babcock, nosotros tenemos el cuadro completo. Entendemos que ustedes, los miembros de la familia y amigos del acusado, estan reuniéndose con nosotros probablemente en el período más difícil de su vida. Nosotros somos más que abogados penales en San Diego y somos sus guías para ayudarle a reconstruir sus vidas en ésta injusta situación.

Muy a menudo los jueces, fiscales y tristemente incluso algunos abogados de defensa penal, olvidan a las “otras víctimas”, a usted y a los miembros de su familia. Aunque por supuesto, nuestro deber primario es siempre nuestro cliente, trabajaremos muy cerca a usted con su permiso, para mantenerlo informado de todo el desarrollo importante del caso, educarlo sobre el proceso penal y tratar de que los honorarios legales que usted pague sean asequibles y que valgan la pena.

Somos su póliza de seguro médico cuando el cáncer penal golpea a su familia.

By |2018-10-31T05:04:13+00:00March 19th, 2018|Pensamientos ES|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment